Wallet de Bitcoin

Tal y como hemos dicho en muchas ocasiones el bitcoin es dinero no físico, pues es una moneda digital, por lo tanto, no se puede tocar con los dedos, ni meter en una billetera tradicional. Por tanto, tus bitcoins no están físicamente en tú wallet de bitcoin, solo hay un registro o cuentas de los bitcoins que están en la red en un libro de contabilidad cronológicamente ordenado gracias a la nueva tecnología “Blockchain”.

Existen cientos de miles de copias alojadas en servidores distribuidos alrededor de todo el mundo que se conocen como nodos y que cualquier persona se puede descargar. Por este motivo decimos que bitcoin cuenta con una base de datos distribuida que además de ser casi invulnerable, impide fallos o ataques precisamente por haber múltiples copias en múltiples sitios y al no estar centralizada en un solo sitio concreto.

Wallet de bitcoin

En una wallet de bitcoin solo encontraremos las llaves y el interfaz que nos permitirá administrar nuestro saldo de bitcoins registrado en el libro de contabilidad y para ello se utilizan lo que se conoce como direcciones, llaves privadas, llaves públicas, semillas, en fin, toda una serie de cosas necesarias para el correcto funcionamiento de la wallet de bitcoin y que seguidamente vamos a explicar.

Llave pública

Una llave pública es un hash (un código alfanumérico único) del cual se crean varias direcciones de bitcoins que son las que debes compartir; no compartas las llaves públicas, solo debes compartir las direcciones con otros usuarios para recibir bitcoins. Podemos encontrar dichas direcciones en varios formatos, algunas que empiezan por 1, 3 y también otras que empiecen por “bc1” y con las que pagarás menos por cada transacción.

Llave privada

Una llave privada es también un hash, o código alfanumérico, que te identifica en internet como que eres el propietario de algunos registros de bitcoin y ella es la que te da el acceso para poder consumirlos; tienen carácter secreto y no se deben compartir con nadie, pues si alguien las conociera podría gastar tus bitcoins. Además si perdieses tus llaves privadas, también pierdes para siempre tus bitcoins porque no podrás acceder a tu wallet y todos tus bitcoins se perderán para siempre en el infinito de la red.

Las semillas

Las semillas son una concatenación de palabras unidas en una “frase de recuperación” y sirven para interactuar con las llaves privadas que tengas y que generalmente suelen ser de 12 o 24 palabras y que al ser metidas en el orden correcto te permite restaurar tus llaves privadas en una nueva wallet de bitcoins.

Por eso las semillas también tienen que ser secretas y no compartirlas con nadie porque, como hemos dicho antes, si alguien las conociera podría gastarse tus bitcoins y es por eso que lo recomendable es que tengas copias de resguardo de tus semillas en un formato físico y no solo en digital, por ejemplo tenlas escritas en un papel a bolígrafo o imprimidas y  bien escondidas en un cajón o en un libro.

Qué sucede si tu wallet de bitcoins es robado o se pierde o se daña.

Si, por mala suerte, te robasen tu wallet o lo perdieses o se dañase tendrías que intentar descargarte el mismo servicio de wallet, es decir, el mismo software que tenías e intentar restaurar tu monedero mediante las explicadas semillas o palabras concatenadas que componen la “frase de recuperación” y, si tienes suerte, recuperarás tus bitcoins y tu wallet.

Si tuvieras que utilizar otro wallet diferente, porque el que tenías no hay manera de conseguir el mismo software, entonces procura utilizar un wallet que trabaje bajo la misma ruta de derivación (forma en que una cartera organiza las direcciones, cuentas y criptomonedas) con lo que podrías también volverá a recuperar tus bitcoins, si todo va bien.

Por ejemplo, si el wallet “Blue Wallet” no te funcionase, podrías descargarte, o comprar, una cartera que tenga la misma ruta de derivación (Supported Path) como por ejemplo Wasabi y luego la restauras con tus semillas que tenías guardadas a buen recaudo y ya podrás volver a tener tus bitcoins a tu disposición.

Aquí tienes algunos wallets que puedes usar, Ledger Nano, Trezor, Bluewallet, Samourai o Electrum, por poner solo unos pocos ejemplos de monederos (para saber más sobre wallets recomendamos que lean el artículo «Qué hacer para empezar en Bitcoin«.

Responsabilidad de tu wallet de bitcoins

La responsabilidad de la administración de los bitcoins que hay en tu wallet de bitcoins, si tú eres el único que custodia su tenencia, es totalmente tuya, es decir, tú controlas tú dinero totalmente porque no dependes de permisos de otros para utilizar tus bitcoins; pero cuando tienes tus bitcoins en servicios de terceros como “Coinbase”, “Okex” o “Binance”, entonces estás delegando en un tercero la tenencia y custodia y compartes por tanto el control de tus bitcoins con otros y esto quiere decir que tu wallet de bitcoin se vuelve vulnerable a estafadores que se quieran apoderar de tus bitcoins ilegalmente, mucho cuidado con esto.

Seguridad para tu wallet de bitcoins.

Es muy importante tener siempre el software de tu wallet de bitcoin bien actualizado para proteger tus bitcoins porque te protegerán mejor que si tu software es viejo y desactualizado y aconsejamos la actualización constante porque cada vez se incorporan nuevas medidas de protección que hacen que los wallets de bitcoins sean cada vez más y más seguros.

En cuanto a las claves privadas y las semillas tenlas siempre a buen recaudo, también debes tener tus dispositivos siempre libres de malware porque te los puedan infectar y copiarte las claves maliciosamente y así robarte tus Bitcoins.

Siempre, de forma regular y periódica, hay que hacer copias de seguridad de respaldo de tu monedero alojado en tú ordenador o smartphone, mejor tener más de una copia de seguridad, y debemos almacenar dichas copias de seguridad totalmente encriptadas en diferentes lugares como pendrives, en la nube o en discos duros, es decir, debemos tenerlas guardarlas en varios sitios y, sobre todo, acordarnos de en dónde las hemos guardado, claro está.

También por seguridad es recomendable utilizar direcciones multifirma pues para hacer una transacción normalmente se usa una dirección simple con una clave asociada y así ya se completa la transacción, pero con la dirección multifirma se necesitan varias claves privadas para firmar una transacción y esto proporciona una mayor seguridad a la hora de validar la transacción y que ésta se incluya en el Blockchain. Sería como el botón de la bomba atómica que necesita de 3 llaves diferentes que deben ser accionadas a la vez, para que pueda ser disparada la bomba. Por eso es recomendable poner una clave que se accione desde el ordenador y otra que se acciona desde el smartphone y así consigues hacer que sea algo mas complicado el que te puedan robar tus bitcoins.

Lo malo es que siempre que quieras hacer una transacción tendrás que tener ambos dispositivos bien a mano porque si no, nunca podrías completar la transacción, cosa que suele pasar cuando se te pierde el smartphone. Para esquivar este problema puedes crear 3 claves pero que solo hagan falta 2 para completar la transacción, de esta forma que si pierdes una clave (sea la del ordenador, la del smartphone, o la escrita en papel) siempre te quedarán las otras 2 claves para poder seguir operando con tus Bitcoins.

Suscríbete a HODLers y te mantendremos siempre bien informado sobre todo lo que ocurra en el apasionante mundo de las criptomonedas.