Bitcoin y la banca tradicional ¿Qué diferencias existen?

Esteban López
Esteban López

Con Bitcoin ya no son necesarios los bancos. El sistema crea las monedas y el usuario las guarda. Una revolución histórica que ha dado mucho que hablar y ha generado un gran debate entre defensores de Bitcoin y de la banca tradicional.

Cuando surgió Bitcoin en 2009, este sector pensaba que sería algo minoritario y que nunca pondría en riesgo a la banca. Pero con el paso del tiempo, las criptomonedas han ganado importancia y ya hay millones de usuarios en todo el mundo. Con este crecimiento, muchos ya han empezado a hacer comparaciones entre Bitcoin y la banca.

Pero ¿Cuál es la diferencia entre un sistema y otro? ¿Es mejor Bitcoin que la banca tradicional? ¿qué futuro les espera juntos? Con este artículo vamos a responder a estar preguntas e intentar aclarar un poco las dudas que hay sobre la relación entre Bitcoin y los bancos. 

Las diferencias entre Bitcoin y la banca tradicional

Como sabes, Bitcoin es una moneda descentralizada que no que no está controlada por ningún Banco Central ni ninguna institución oficial financiera. Es una moneda virtual abierta a que quien quiera pueda participar en su evolución y funciona a base de acuerdos entre usuarios, sin intermediarios.

La creación de esta criptomoneda ha sido una ruptura con el sistema financiero y bancario que conocíamos. Hasta ahora, los Estados y sus instituciones creaban el dinero y los bancos tradicionales tenían la función de custodiarlo y administrarlo.

Con Bitcoin, el dinero ya no está en los bancos, sino en monederos virtuales controlados únicamente por cada usuario.

Desventajas de la banca tradicional frente a Bitcoin

Bitcoin es más seguro

Una de las premisas en las que se basa todo el software de Bitcoin es la seguridad. Es una moneda imposible de falsificar. Y el sistema de seguridad del programa es de los más seguros del mundo, incluso más que el de la banca online. De hecho, no se ha encontrado todavía ninguna forma de menoscabar la seguridad criptográfica de Bitcoin. Y eso que más de un hacker lo ha intentado.

Además, es una seguridad que avanza cada vez más. Hay desarrolladores informáticos trabajando día a día en actualizaciones de los softwares creados para gestionar las criptomonedas.

De todas formas, no existe ningún sistema financiero que sea 100% seguro. Hay ocasiones en que ocurren errores humanos que pueden causar algún susto a usuarios de Bitcoin demasiado confiados. Por ejemplo, la instalación de un spyware en el ordenador que roba las contraseñas. Lo tienen muy difícil, pero los ladrones de criptomonedas a veces se salen con la suya.

Pero esto tiene fácil solución, tomando varias precauciones, nuestros Bitcoins estarán a salvo de robos.

La incomodidad

Para hacer cualquier gestión en un banco no es raro que exijan acudir a una sucursal en persona. Si se vive cerca no hay mayor problema, pero quienes viven en pueblos o urbanizaciones no tienen a mano sucursales de banco. Además, hay que adaptarse a los horarios: no suelen trabajar por las tardes ni los fines de semana.

Sin embargo, Bitcoin funciona todo por Internet. Basta tener instalados en los dispositivos electrónicos los softwares para adquirir las criptomonedas, las transacciones o el billetero para almacenarlas. Para utilizar Bitcoin tan solo se necesita un ordenador, o un smartphone o una tablet. Y se puede operar a cualquier hora del día, en cualquier día de la semana y con cualquier lugar del mundo.

Es cierto que ya todos los bancos tienen sus propias plataformas en Internet y muchos trámites se pueden hacer online. Pero sus posibilidades son bastante más limitadas que las de Bitcoin. Por ejemplo, para utilizar muchos de los servicios financieros online que ofrecen, se tiene que vincular con una tarjeta de crédito o débito. El mercado de criptomonedas es mucho más libre.

Además, Bitcoin es bastante más transparente que la banca online de los bancos tradicionales. Todo el historial de transacciones de los usuarios es público y se puede consultar. Y esta transparencia funciona sin poner en riesgo el anonimato de los traders, que se respeta en todo momento.

Por último, el sistema de Bitcoin tiene unas normas globales para todos. Al contrario que la banca online, que está sujeta a las normas de cada entidad financiera y de cada país.

Los cobros de comisiones

Tener una cuenta en un banco le cuesta dinero al cliente. Entre comisiones por mantenimiento, por tener una tarjeta de crédito, por no tener domiciliada la nómina en esa entidad… al final del año, los bancos cobran a los usuarios una suma que se acaba notando en el saldo.

Por no hablar de las comisiones en las transferencias. Tanto si son entre cuentas del mismo banco o son a una cuenta en otra entidad. Y si es entre cuentas extranjeras, la comisión es bastante elevada.

Con Bitcoin no ocurre esto. Almacenar criptomonedas en Bitcoin Wallet es totalmente gratis. No se cobra nada por guardar Bitcoins, y se pueden tener sin ninguna actividad. Las comisiones para transacciones de Bitcoins son muy bajas. Se puede enviar o recibir criptomonedas de usuarios del otro lado del planeta costando solo unos pocos céntimos. En ese sentido, el Bitcoin es una moneda muy barata.

Desincentiva el ahorro

Los bancos suelen ofrecer intereses muy bajos a quienes tienen en mente ahorrar. Buena parte de sus ganancias vienen de los intereses que cobran por los créditos. Por este motivo, los clientes no tienen estímulos para ahorrar.

En el caso de Bitcoin, gracias a su volatilidad, muchos traders invierten en la criptomoneda esperando que crezca su precio y valor. Lo que les incentiva a conservar sus Bitcoins. Incluso hay una estrategia a largo plazo basada en esta idea, HODL. Los Hodlers mantienen los Bitcoins pase lo que pase, baje o aumente su valor. Su objetivo es que cuando alcance un precio muy alto, vender y obtener grandísimos beneficios.

La lentitud

La banca tradicional funciona con capital humano. Por eso, el tiempo que se tarda depende del número de trabajadores que tengan o de la carga de trabajo. Es a finales de mes, cuando se cobran las nóminas, y los fines de semana cuando más se nota esto. Las transferencias suelen tardar horas, incluso un par de días, en completarse.

Si se compara con Bitcoin, el funcionamiento de la banca tradicional es lento. Con las criptomonedas, las transacciones no necesitan más de 10 minutos para finalizar.

El futuro: ¿Lucha o colaboración entre Bitcoin y la banca tradicional?

Aunque al principio parecían reticentes, poco a poco la banca tradicional se está incorporando al negocio de Bitcoin. Ya hay entidades bancarias que permiten la compra-venta y custodian estas criptomonedas.

Cada vez más bancos reconocen Bitcoin como una moneda real. Y no solo eso, también están estudiando e implantando la tecnología de Bitcoin, por su seguridad, en servicios como las transferencias internacionales. Un buen síntoma de que ambos sectores pueden coexistir y beneficiarse mutuamente en favor de los servicios que ofrecen.

Solo el tiempo dirá si la tecnología de las criptomonedas es capaz de desplazar a la banca tradicional. Pero por ahora, lo mejor para ambos sistemas, es colaborar y trabajar juntos en la seguridad financiera de los usuarios.

Eso sí, como la tecnología de Bitcoin es muy dinámica y se renueva constantemente, los bancos tendrán que estar al día de las actualizaciones. Si tú quieres estar informado sobre la actualidad de Bitcoin y, además, quieres aprender un poco sobre este fascinante universo, te invitamos a que te registres en HODLers